El mensaje “body positive” de Maria Montessori que todxs deberíamos leer.

El mensaje body positive de Maria Montessori que todxs deberíamos leer

El concepto “body positive” viene arrasando fuerte desde hace varias temporadas. Las marcas, conscientes del cambio ideológico de las nuevas generaciones, se unen a él mostrando cuerpos “reales” en sus anuncios y renunciando al mensaje de “llega la operación bikini” para cambiarlo por “disfruta de tu cuerpo en verano”.

Podríamos pensar que este cambio es un cambio hipócrita, porque al lado de la modelo “curvy” sigue estando la modelo de cuerpo perfecto. (Pero oye, ya es un paso).

En la teoría, como le pasa a las marcas, todxs somos “body positive”, pero la realidad es que no podemos obviar el hecho de que llevamos demasiado tiempo consumiendo un ideal de belleza que no tiene nada de positivo y menos de real.

Es verdad que el cuerpo deseado 90-60-90 y la delgadez como “sinónimo” de belleza parecen haberse quedado en los noventa y ahora el cánon de belleza tiene más que ver con estar “fit” que con estar flacx. Y estamos convencidas de que somos conscientes de que estos cánones de belleza perfecta son dañinos, pero la verdad es que lo tenemos integrado y cuando llega el calor y “enseñamos carne”, muchas veces no podemos evitar caer de nuevo en la tentación de las dietas, los gimnasios y la cinta métrica. 

Querer vernos y sentirnos bien es positivo, lo negativo es priorizar la estética a la salud, y lo grave es no aceptar que cada cuerpo es diferente e igualmente bello

Además, sin darnos cuenta, esta tiranía de la belleza suele ocupar gran parte de nuestras conversaciones, tanto entre amigxs como en el trabajo y en casa. Como educadorxs, madres o padres, es decir, como referentes adultos para la infancia, además de revisarnos a nosotrxs mismxs, nos debemos preguntar: ¿qué mensajes les estamos dando a nuestrxs peques? ¿Cómo afecta nuestra idea de la belleza, del cuerpo y la estética, al acompañamiento en la infancia?

Body postive, ideal de belleza, mensajes e infancia.

La infancia no se libra de esos mensajes y estereotipos de belleza. Lxs peques lo ven diariamente en sus juguetes, series y películas… Pero además, también lo perciben en el día a día de las personas adultas, pueden vivirlo diariamente en su propia familia cuando criticamos el propio cuerpo, el de otra mujer o ¡el de la propia niña! 

Todos los mensajes que transmitimos a la infancia son de gran importancia, algo que puede parecernos tan simple como decirle a la pequeña “ que guapa estás”, o “mira qué bien le ha sentado el estirón, está más delgada”, pueden marcar su forma de verse y de vivir en el mundo, de definir la idea que tiene de sí misma (y con ello su autoconcepto, aceptación y autoestima).

Cuando una madre le dice a su hija que no coma más helado porque engorda, o que ella misma está haciendo dieta para adelgazar porque así se ve más guapa; o cuando un padre le dice a su hijo que hace deporte para verse más fuerte o que va a la playa para ponerse más moreno (por moda), estamos lanzando unos mensajes a lxs peques de: “no estoy a gusto con mi cuerpo, tengo que cambiarlo para llegar al cuerpo “deseado” y poder “alcanzar la felicidad”, de nuevo, no por salud sino por estética. 

Deberíamos hablar de cambiar nuestra alimentación para comer mejor, estar más nutridxs y sanxs, no por seguir un cánon de belleza; deberíamos promover la práctica del deporte por diversión, salud o para aprender valores como el trabajo en equipo, no “obligarnos a ir al gym” con el único objetivo de tener ese cuerpo 10.

Y sobre todo deberíamos dejar de hablar del cuerpo de otrxs personas. Como dice la Vecina Rubia, no le hagas comentarios a nadie sobre nada que no pueda arreglar en 3 segundos 😉

El “body positive” lo inventó María Montessori hace un siglo

mensaje body positive Montessori

Ya en el siglo pasado, la gran educadora italiana María Montessori, mujer dedicada al desarrollo y educación de la infancia, lanzó un artículo titulado “No hables con tu hija sobre su cuerpo”, que trata precisamente sobre la gran importancia de trabajar la auto-aceptación desde la infancia.

Pasan las décadas, llegan nuevos conceptos y avances en este sentido, y este artículo sigue tan vigente como cuando la autora lo escribió. Es un artículo dirigido principalmente a las mujeres por el contexto de la época, y aplicable hoy en día a todos los cuerpos 🙂 ¿Lo leemos juntxs?

No hables con tu hija sobre su cuerpo”, María Montessori.

He aquí algunas cosas que puedes decirle en su lugar: “¡Te ves muy saludable!”, es una muy buena opción. ¿O qué tal: “Te ves muy fuerte”? O: “Se nota que eres feliz: brillas”. Mejor aún: halaga algo en ella que no tenga nada que ver con su cuerpo. Tampoco hagas comentarios sobre el cuerpo de otras mujeres. No. Ni uno solo; ni positivo ni negativo. Enséñale a ser amable con los otros, pero también a ser amable consigo misma. No te atrevas a hablar sobre cuánto odias tu cuerpo frente a tu hija, o a hablar sobre tu nueva dieta. Mejor aún, no hagas dieta frente a tu hija. Compra comida saludable. Prepara comidas saludables.(…) 

Anima a tu hija a correr porque eso la hace sentirse menos estresada. Anímala a subir montañas porque no hay ningún lugar mejor para explorar su espiritualidad que la cima del universo. Anímala a surfear, a escalar paredes o andar en bicicleta de montaña porque la atemoriza, y eso a veces es algo bueno. Ayuda a tu hija a amar el fútbol, a remar o el hockey, porque los deportes hacen de ella una mejor líder y una mujer más segura de sí misma. (…) Quizá tú y tu hija tengan muslos gruesos o una caja torácica ancha. Es fácil odiar estas partes del cuerpo tan lejos de la talla cero. No lo hagas. Dile a tu hija que, si quiere, con sus piernas puede correr un maratón, y que su tórax no es otra cosa que un buen estuche para cargar unos pulmones fuertes. Puede gritar, puede cantar y puede levantar el mundo, si quiere. Recuérdale a tu hija que lo mejor que puede hacer con su cuerpo es usarlo para mover su hermosa alma”.

Creemos firmemente que esto es lo que tenemos que enseñar a la infancia, a amar su cuerpo y las capacidades y oportunidades que este nos brinda. Un cuerpo sano que nos permite ir a dónde deseemos, nos permite hablar y comunicarnos con nuestro entorno, sentirlo, vivirlo… Porque las personas no tenemos un cuerpo, sino que somos un cuerpo, y por tanto querer nuestro cuerpo y cuidarlo es querernos y cuidarnos a nosotras mismas.

Body positive: Cuentos para hablar sobre el cuerpo de una manera sana

Como no, os dejamos una mini selección de cuentos para hablar del propio cuerpo en la infancia, de una manera respetuosa. 

mensaje body positive Montessori

1 2 3 culos.

LEONE, ANIKA
Editorial:
GATO SUECO

Ombligos

YAGYU GENICHIRO
Editorial:
MEDIA VACA

El baile de la vida en las mujeres

SALVIA RIBERA, ANNA
Editorial:
FERTILIDAD DE LA TIERRA EDICIO

El libro dorado de los niños

ROMERO MIRALLES,CRISTINA
Editorial:
OB STARE

mensaje body positive Montessori

¡Cambios, cambios, cambios!

IBRAHIM, MARAWA
Editorial:
SM

Tetas

YAGYU, GENICHIRO
Editorial:
MEDIA VACA

mensaje body positive Montessori

Tu cuerpo mola. Aprende a descubrirlo.

TORRON (MENSTRUITA),CRISTINA / TORRON,MART
Editorial:
MONTENA

1 Comment

  1. […] hablamos de Montessori nos referimos a la pedagogía educativa iniciada por María Montessori, un modelo pedagógico creado por esta educadora italiana a principios del siglo XX, basado en el […]

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.