Totoro y yo, la admiración de Amaia Arrazola por Hayao Miyazaki

Tabla de contenidos

totoro y yo
Fecha

Totoro y yo, la admiración de Amaia Arrazola por Hayao Miyazaki

En Totoro y yo, descubrimos la admiración de Amaia Arrazola por Hayao Miyazaki y su universo, en un formato tan íntimo que podría tratarse de un diario ilustrado.

Al igual que Hayao Miyazaki ha creado su propio y particular mundo, Amaia Arrazola nos muestra este personal e íntimo proyecto a través de su profunda admiración. Ambos proyectan desde el interior y el corazón.

Un libro que, teniendo una mirada subjetiva, podrá darnos información muy valiosa para llegar a comprender esa misma emoción. Ese es su objetivo: compartir sentimientos para poner en valor la obra. 

Al leer la sinopsis de contraportada de mano de la autora percibiremos la pasión en el estudio y análisis de la simbología que hay detrás de cada película elegida.

Es indudable el valor imaginativo y el poder creativo de este estudio de animación y es memorable el choque cultural que representa ver por primera vez una de sus películas.

Las primeras impresiones son fuertes, pues este lugar, lleno de curiosos personajes, tiene una gran carga simbólica que puede desconcertarnos pero también atraernos irremediablemente, invitándonos a quedarnos para seguir descubriendo.

Totoro y yo: un diario ilustrado que nos sumerge en el mundo de Hayao Miyazaki

Este precioso proyecto de casi 200 páginas ilustradas a color están muy bien organizadas para entender cada aspecto y título, con mucho diseño analógico como si de un diario personal se tratara.

Un recorrido interesante y divertido para destacar las influencias culturales de esta filmografía. El apartado de las características nos ayudará a conocer las inquietudes del autor, su infancia, su inspiración y pequeños secretos desvelados como que Totoro viene de «troll». Conectar con el planeta, respetarlo, superar adversidades, miedos pero también mostrar el lado menos amable de la vida son los ejes principales. 

Un estupendo análisis para poner más en valor, si cabe, todo el legado titánico que ha dejado este creador de sensibles y profundas historias.

Texto e imágenes de Tamara Sastre

Amaia Arrazola
Editorial Planeta 
Más
artículos