Jack y la muerte: el duelo en la infancia

Tabla de contenidos

Jack y la muerte
Fecha

Jack y la muerte, Tim Bowley, a partir de un cuento tradicional británico.

Jack y la muerte, como todo cuento tradicional, tiene muchas versiones. Hace unos años, reseñábamos «La madre de Jack» y hoy, nos vamos a centrar en esta preciosa edición con ilustraciones de Natalie Pudalov, para volver a disfrutar de una historia que nos habla del duelo en la infancia, con una sencilez y delicadeza deliciosas.

No dudaremos de la valentía de Jack para tratar y retar a la muerte, de su astucia para conseguir su propósito. El amor por su madre, llevará al joven protagonista a aprender una lección importantísima, para recorrer el camino de la vida de forma consciente.

Este relato, basado en un cuento popular británico titulado «La muerte atrapada en una nuez» del famoso narrador y especialista en cuentos tradicionales de todo el mundo, Tim Bowley, nos habla de entender, aceptar el ciclo natural de la vida, acercándonos al importante vínculo de realidad y muerte.

Jack, un niño descalzo en un paraje triste, acompañado por su perro, se encuentra con una figura alta, vestida de negro y manos flotantes. Es la muerte que le pregunta por la dirección de, precisamente, su hogar. La madre de Jack, aún joven, va a morir y el joven intentará evitarlo.                 

Jack y la muerte: cuando las ilustraciones también narran la historia

Contemplaremos pequeños detalles en las ilustraciones que simbolizan el tiempo, el hilo de la vida y un columpio como abandono de la ingenuidad, de la infancia, y la transformación que sufrirá Jack. El ambiente sombrío creado por la ilustradora, no dejará indiferente al lector: árboles sin hojas pero con flores carmesí en diferentes estadios de floración, fondos oníricos en una ubicación atemporal, podremos sentir, incluso, el silencio y la falta de gravedad.
Insectos voladores o cuervos como augurio tenebroso de desgracia y dolor rodea la figura con capa negra, como si fueran sus propios ayudantes.

También podremos observar la bola de semillas del diente de león representando la fragilidad de la madre pero también, como símbolo de nuestra capacidad de superación y crecimiento.

Una valiosa lectura para el desarrollo madurativo, donde comprenderemos, junto a Jack, que si la muerte deja de existir, la vida no continúa.

Texto de Tamara Sastre, ilustradora. Síguela en Instagram

¿Te interesa este tema? Fórmate sobre cómo acompañar el duelo y la tristeza en niños y niñas con nuestro Curso online el Duelo en los niños

Más
artículos