Garbancito, de la tradición oral al álbum ilustrado

Tabla de contenidos

garbancito
Fecha

Garbancito, cuento tradicional revisitado. Reseña de Tamara Sastre

Qué importante es conservar la tradición oral. Por eso, nos encanta cuando vemos clásicos como este «Garbancito», convertidos en preciosos álbumes ilustrados. Tenéis que descubrir la magia de este clásico, revisitado por Olalla González e ilustrado por Marc Taeger.

Este famoso personaje de un cuento popular infantil tiene como nombre «Garbancito» y hace referencia a un niño muy pequeño y muy valiente.

Olalla González recupera y adapta este relato para una edición ilustrada, alegre y divertida, con características ilustraciones de Marc Taeger, creadas a partir de texturas y figuras recortadas que conformarán escenas desenfadadas llenas de colorido.

La primera doble página nos presentará a Garbancito bajo el cobijo de su hogar, rodeado de un ambiente feliz. Un día, mientras su madre prepara la comida nota que falta azafrán y Garbancito se ofrece a ir a la tienda. Encaminarse siempre conlleva aventuras y, aunque la madre le cuenta su preocupación, el pequeño le explicará que irá cantando mientras camina para que le oigan y no le pisen por error. El inteligente método es una muestra de lo listo y resolutivo que es este protagonista que no teme.

Garbancito: descubre sus ilustraciones, alegres y desenfadadas

«Pachín, pachán, pachón»

El célebre estribillo cantado, acompaña el peligroso camino de un niño jovial haciendo el relato animado, fomentando el positivismo de la acción y creando un sentimiento de empatía al querer, como lectores, que Garbancito consiga su objetivo. Gracias a su actitud madura y de empoderamiento, sus triunfos, serán nuestros.

Importantísimos valores en un cuento de tradición oral, destacando que la madre le permita iniciar esa andadura solo, siendo sus primeros actos independientes donde aprenderá que, a veces, hay imprevistos o accidentes pero comprobando que la familia siempre estará para ayudar, buscándole aunque esté en los más profundo de la barriga de un buey. 

Texto de Tamara Sastre, ilustradora. Síguela en Instagram

Más
artículos