IMG_20211229_133727~3

Ernesto el elefante: reseña del cuento por Tamara Sastre

Empezamos el año con un cuento lleno de aventuras, de la búsqueda de la independencia y de la necesidad de encontrar ayuda en ese camino.

El título ya nos reafirma lo que la ilustración de portada muestra: un elefante con nombre propio nos sonríe y mira de reojo. Le rodea color pero al fondo hay oscuridad…

El nombre de Ernesto es muy interesante para este relato ya que significa «perseverante» y eso siempre conlleva ser valiente.

Los elefantes viven en manadas dirigidas por una hembra adulta dominante, el pequeño elefante se pregunta qué hay más allá de esta estructura social, más allá de esta rutina y, la salvaje y colorida selva llama su atención, haciendo que lo maravilloso entre en su vida.

Pero lo maravilloso, además de diversión, también tiene misterio. El bebé Ernesto saldrá de la fila de elefantes, desobedeciendo a su madre, y adentrándose en lo novedoso. Su curiosidad y fascinación harán que se pierda pidiendo ayuda a cada uno de los animales de la selva con los que se encuentra, pero todos se mostrarán indiferentes.

Aquí las ilustraciones en primeros planos son maravillosas, intimidatorias incluso, transmitiendo altanería y muy poca sensibilidad ante el problema del pequeño desorientado. Estos animales que se caracterizan por sus cualidades de fuerza o valor, se mostrarán pasivos, perezosos, y será un pequeño ratón el que ofrezca su ayuda, ¡el más vulnerable mostrará una actitud determinante, resolviendo el problema! 

Ernesto el elefante: una aventura hacia la independencia

Ernesto vivirá, por primera vez, una aventura alejado de su familia, descubrirá que la selva es un sitio profundo y que volver a la seguridad del grupo no es fácil porque el mundo es un lugar cruel para un frágil elefante. Pero la aventura habrá merecido la pena al descubrir que otros animales más indefensos son los más decididos y empáticos. Ernesto se habrá puesto a prueba con su primer acto de independencia. 
Recordemos que el álbum infantil nos habla desde el lenguaje de lo simbólico, la travesía contiene mensajes implícitos que ayudarán a crecer, animarán a explorar y a arriesgarse a los más pequeños.

Lo desconocido puede estar representado por el bosque (o la selva en este caso) y es aquí donde sucede el encuentro de uno mismo y del exterior donde viven los «animales salvajes» que debemos conocer. En este lugar el lector conocerá el miedo que siente el protagonista, la soledad, pero también es donde encontraremos el aprendizaje, la protección y la ayuda.

Preciosa historia de pequeños y grandes en esta despiadada selva en la que una animal grande como el elefante, confía en un pequeño ratón. 

Texto de Tamara Sastre, ilustradora. Síguela en Instagram

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.