Cómo hablar de la muerte con los niños y las niñas

Tabla de contenidos

cómo hablar de la muerte con niños y niñas
Fecha

Cómo hablar de la muerte con los niños y las niñas, desde el acompañamiento emocional

Cuando mi madre era pequeña vivía al lado de una iglesia, siempre relata que cada vez que sonaba el peculiar sonido de las campanas de “muertos”, corría bajo su cama a esconderse… ¿por qué? Pues porque en su mente de seis años, la única información que tenía sobre la muerte era que los muertos iban al cielo…¡¡qué agobio!! ¡¡Tantos muertos en el cielo!! En algún momento no cabrían más y el cielo empezaría a caerse… 

Y aquí está la primera clave que queremos ofrecer sobre el acompañamiento a la muerte en la infancia. Cuando los temas no se tratan de forma clara el niño o la niña, genera con su fantasía su propia teoría en torno a un tema. 

En el siguiente artículo te ofrecemos claves desde la mirada del acompañamiento emocional y la literatura infantil para acompañar la muerte y el duelo en la infancia. 

Aprovechar la vida para hablar de la muerte. Prevención. 

Dos aspectos muy vinculados a la muerte son la tolerancia a la frustración y las pérdidas. Y es que, aunque no sea mediante la pérdida de seres queridos, en el día a día nos enfrentamos a numerosas experiencias de frustración y pérdida y estas son una excelente oportunidad para acompañar a niñas y niños en la adquisición de  las habilidades de gestión emocional necesarias para hablar de la muerte. 

“Hay que dejar que el  niño no pueda abrir el bote, que le de rabia y se frustre, porque luego en una situación en la que a lo mejor no consigue algo más difícil para él, ya habrá tenido experiencias pequeñas de gestión de la frustración. Si empiezo a vivir pérdidas pequeñas, voy a tener estrategias de afrontamiento para poder vivirlo de más mayor. 

Beatriz Pérez, directora de Va de cuentos

Otra de las claves que recomendamos para hablar de la muerte con niños y niñas, es la de aprovechar que el mundo que nos rodea está lleno de ciclos vitales. Las plantas que mueren en casa… un animal que encontramos sin vida en un paseo por el campo… son excelentes momentos para hablar sobre la vida, la muerte y naturalizar los procesos propios del ciclo vital. 

Es importante que como adultxs revisemos qué sentimos y cómo gestionamos la muerte. Es un hecho que en las sociedades occidentales la muerte es un tabú, que salió de los espacios privados, pasando de velar a nuestros seres queridos en casa a hacerlo en lugares destinados exclusivamente a ello ( casi siempre en las afueras de las ciudades). Esto ha alejado a la infancia de formar parte de los ritos  de despedida y vinculados a la muerte, siendo lxs adultxs de referencia quienes deciden si lxs niñxs están o no presentes en estos momentos.

¿Qué es la muerte? Y otras preguntas que no sabemos responder.

Cuando no se obtiene información adulta, la infancia crea en su imaginación respuestas a los temas que les remueven. 

Debemos comprender que la elaboración del concepto de la muerte es un proceso acorde a la madurez y desarrollo cognitivos y emocionales de cada niñx y a medida que el desarrollo va aumentando los niños y niñas adquieren capacidad de comprender de forma abstracta y elaborada este concepto (Esquerda & Agusti, 2010, p. 18)

Además,la elaboración del concepto de muerte por los niños y niñas, sigue un proceso congruente con su madurez cognitiva y emocional y a medida que avanzan en su desarrollo, la idea de muerte se va transformando e incorporando aspectos más abstractos y elaborados. Por tanto, el concepto de muerte se desarrolla en el niño si el entorno sociocultural favorece su desarrollo y se puede hablar de ello. 

Esto nos ayudará a comprender que  por ejemplo, antes de los seis años, no se es capaz de entender las metáforas y los mundos imaginarios. Y aunque como adultos nos tranquilice el uso de estas metáforas que nos ayudan a contar algo que suena mejor , menos duro que la realidad , no estamos teniendo en cuenta la madurez cognitiva y ello puede generar en lxs niñxs confusiones o creencias alteradas en torno a la muerte. 

Una niña la primera vez que viajo en avión no paro de asomarse por la ventana y de pronto preguntó..

¿Donde están las cajas?

¿Que cajas? le dijo la madre.

Las de muertos, siempre decís que van al cielo y yo no veo ni una.

(Historia real extraída de un familiar)

Ante una muerte cercana o como parte del propio proceso evolutivo , es natural que comiencen a surgir muchas preguntas por parte de lxs niñxs sobre qué es la muerte.  Así como dicen Simón y Barrio (2006) :la sociedad debe romper el tabú de la muerte, pues, si la muerte forma parte de la vida, tenemos que aprender a hablar de esta con libertad (p.425)

En este sentido, hay sólo algunos conceptos que de forma empírica podemos afirmar que son reales y que nos ayudan a comprender qué sucede cuando alguien muere, los niños y niñas tienen derecho a conocer los conceptos básicos sobre la muerte.

Díaz (2016) en su artículo hablemos del duelo estable los cuatro siguientes: 

  • Universalidad, es decir que todos y todas morimos. 
  • Irreversibilidad, cuando te mueres ya no puedes resucitar. Aunque según algunas creencias y religiones esto puede no ser así, la realidad es que no volvemos a la vida tal y cómo la conocemos y el niñx debe comprender que una persona que ha muerto no va a volver. 
  • Las funciones vitales terminan, que no podemos escuchar, no podemos ver y que el cuerpo deja de funcionar.
  • Toda muerte tiene un porqué, siempre hay un motivo para que haya una muerte. Existen unas causas y comprenderlas ayuda a conceptualizar la muerte. 

Cómo hablar de la muerte con niños y niñas: Claves para acompañar la muerte

¿Quién, cuándo y dónde comunicar la muerte de un ser querido? 

  • Es recomendable que ante una situación de muerte, el niñx tenga la información con la mayor brevedad posible, es posible que haya aspectos de su día a día que cambien y que note a lxs adultxs que le rodean tristes, es importante explicarles que sucede para liberarles de esa incertidumbre.
  • La persona  que puede acompañar de forma respetuosa el momento en que se comunique la muerte, debe tener un vínculo lo más estrecho posible con el ninx, pues esto ,le permitirá dar un mensaje adecuado a su capacidad cognitiva y nivel de comprensión además de darle la seguridad de que alguien de su entorno cercano, en quien confía estará presente en el proceso de duelo. 
  • El lugar adecuado,  es aquel que permite que el niñx se exprese sin dificultad, un espacio donde se sienta cómodo y tenga la intimidad suficiente para expresar sus emociones, no es recomendable que este espacio sea su habitación o un lugar de la casa que le puede conducir a recordar el momento de la comunicación de la pérdida de forma recurrente. 

No mentir , dar la información real  genera seguridad y confianza. Así como recomendamos en el acompañamiento de todas las emociones, es importante decir la verdad para evitar confusión y permitir que las emociones naturales del duelo se transiten de forma saludable. 

“Las mentiras pueden provocar emociones que son innecesarias” (Beatriz Pérez directora de Va de Cuentos)

La única manera que tienen los niños y las niñas de gestionar el duelo es saber cómo lo viven lxs adultxs.  Hablar sobre tus pérdidas anteriores y cómo las has vivido ayuda a que los niños y las niñas tengan estrategias para poder gestionar el duelo. Además en el momento mismo en el que se comparte con un niñx la pérdida de un ser querido, es importante no ocultar cómo nos sentimos, esto les dará estrategias para gestionar sus propias emociones y normalizar el proceso del duelo. 

Naturalizar la tristeza, permitirla. No debemos tener miedo a las mal mencionadas “emociones negativas”, la tristeza es una emoción necesaria y su no expresión puede conducir a gestiones emocionales patológicas. El dolor que pueda generar en el adultx ver a un niñx triste , en ocasiones nos conduce a evitar esta emoción, pero como hemos observado, para la superación de un duelo , es necesario sentir y vivir la tristeza. Acompañémosla, de forma respetuosa, haciendo saber al niñx que estamos y que respetamos lo que siente.  

Los adultos pueden elegir qué hacer, los niñxs no,  ante una pérdida, como adultx identificamos que necesitamos y nos tomamos un descanso en el trabajo, pasamos un tiempo en casa de algún familiar para sentirnos cuidados… Es importante   siempre que la edad lo permita, preguntar a lxs niñxs qué necesitan y respetar sus decisiones . 

 No alterar las rutinas, que no haya cambios significativos que les hagan sentir que su mundo es inestable ,  si la persona que ha fallecido era una figura de referencia, el día a día del niñx va a sufrir cambios significativos, por ello , hay ciertos hábitos y rutinas que deben mantenerse para proporcionar seguridad y estabilidad.  

Acudir a los rituales:  en este sentido, es recomendable también identificar la etapa de desarrollo en la que el niño está, hasta los 7/8 años los niñxs no comprenden el sentido de los rituales ni el simbolismo implícito en los mismos. A partir de esta edad es recomendable, al menos, preguntarles si quieren formar parte de la despedida del ser querido que , debemos recordad, ellxs también han perdido. 

“Y es necesario tomarnos nuestro tiempopara sentir y expresar a nuestra manerael dolor por su pérdida.
Todo el tiempo que sea necesario. 
Cada valiosa lágrima nos reparay nos reordena por dentroinvisiblemente.”
El libro blanco de la muerte ( Cristina Romero & Francis Marín) 

Artículo escrito por el equipo de Va de Cuentos. Colaboración entre Beatriz Pérez, Directora del proyecto, e Irene Castillo, investigadora pedagógica.

¿Quieres formarte en cómo acompañar en el duelo de manera respetuosa?

Si te interesa aprender más sobre este tema, conocer recursos tan útiles y sensibles como la literatura infantil respetuosa y descubrir dinámicas para realizar en casa o en el aula, no dejes de visitar nuestro curso online sobre cómo acompañar el duelo y la tristeza en la infancia.

Cómo hablar de la muerte con niños y niñas: Bibliografía

Simón, P. & Barrio, I. (2006). El País, 28 de febrero. Recuperado de http://elpais.com/diario/2006/02/28/salud/1141081205_850215.Htm

Esquerda, M, & Agusti, A. (2010). El nene y la muerte. Lleida. Pages, editores.

Díaz, S. (2016). Hablemos de duelo. Madrid:Fundación Mario Losantos Del Campo

Más
artículos