Arcoíris Waldorf: ¿por qué usar esta herramienta?

Tabla de contenidos

arcoiris waldorf
Fecha

Arcoíris Waldorf, herramienta de estimulación

Los arcoíris Waldorf son una herramienta pedagógica que en los últimos años ha arrasado en las aulas y los hogares. 

En él se materializan las cualidades que representan a esta pedagogía libre, por lo que para entender el secreto del éxito del Arcoíris debemos primero indagar ligeramente en cómo consideraba Rudolf Steiner – creador de la pedagogía Waldorf – que debía ser el trato hacia lxs niñxs y por extensión cómo debían ser los juguetes y recursos que se les dieran.

El siguiente artículo está basado en diferente bibliografía de Steiner, desde sus conferencias sobre la primera infancia recopiladas en diferentes manuales como el publicado en 2005 “El primer septenio” hasta otro tipo de obras como “Caminar, Hablar, Pensar”, de 2001 o “La educación del niño desde el punto de vista de la antroposofía”. 

Se hace referencia a estas obras puesto que el Arcoíris Waldorf está inicialmente pensado para el primer septenio, los primeros siete años de vida que la pedagogía considera esenciales para actividades prácticas y juegos creativos, pero este es un juguete que vemos como se extiende también a edades más tardías, siendo un recurso inacabable.

arcoíris Waldorf

La pedagogía Waldorf entiende que los juguetes que se proporcionen en la primera infancia deben estimular su imaginación para gestar las capacidades intelectuales y creativas que se desarrollarán en las siguientes etapas. 

Lxs niñxs deben crecer aprendiendo a través del juego que ellxs mismxs crean, y por tanto el juego y los recursos que proporcionemos las personas adultas debe ser desestructurado, sin límites ni reglas que corten su imaginación. 

Arcoíris Waldorf: características esenciales

El éxito de este juguete reside en todas esas características que la pedagogía considera esenciales y que la infancia aprecia de forma instintiva:

Es simple y poco definido, sin exceso de detalles para que sea la mente del niñx quien termine de detallarlo, favoreciendo el desarrollo de la imaginación, la creatividad y la curiosidad.

Es bello y armónico, tanto en sus colores como en su forma, trasladando así la apreciación de la belleza a lxs más pequeñxs y la armonía de los colores que nos brinda la naturaleza.

Está hecho de manera artesanal y ecológica. Todos los juguetes Waldorf están hechos de materiales naturales, en este caso la madera, que permite a la infancia descubrir sensorialmente otras rugosidades, formas o porosidades, pero además sus colores se deben a tintes naturales y acabados libres de productos tóxicos o simplemente no ecológicos para fomentar también el respeto por la naturaleza así como nuestra conexión con ella.

Tampoco tienen tornillos ni ningún tipo de anclaje metálico o mecánico, sino que todo está encolado con cera de abeja o cosido por seguridad pero respetando este proceso de tomar de la naturaleza elementos y transformarlos en recursos educativos abiertos.

Por último, es un juguete desestructurado, es decir, abierto, no tiene una forma concreta de jugar, cada niñx puede inventar su juego y crear tantos como sea capaz de imaginar. De esta forma borramos los límites del juego y fomentamos la experimentación.

Steiner sostenía que durante el primer septenio las personas que acompañamos a la infancia tenemos el reto de buscar materiales y juguetes que les alimenten, que estimulen su imaginación, así como trasladarles que el mundo es bueno y bello, todo a través de guiar su camino de diferentes formas para que puedan imitar esa mirada en la vida. 

El Arcoíris Waldorf no sólo enseña equilibrio, resistencia, lógica, motricidad fina y gruesa a la infancia, sino que a diferencia de otros juguetes, invita a apreciar y a vivir el objeto con todos los sentidos y todas las posibilidades que una desbordante mente infantil pueda darle. 

Este artículo habla de las características del juguete en un sentido pedagógico, pero para poder apreciarlo como lo hacen lxs niñxs debemos abrir la mente como ellxs y retomar la mirada infantil de sorprendernos por primera vez ante la belleza de un objeto, la pasión por descubrir nuevos caminos no marcados, las ganas de explorar y crear. 

Acompañar a la infancia en el juego bajo su punto de vista es lo que nos hará apreciar realmente por qué tiene tanto éxito este “simple” juguete.

Arcoíris Waldorf y la pedagogía viva, ¿te interesa?

Si quieres integrar la filosofía educativa de la Educación Viva en tu práctica educativa, no importa cómo sea tu centro, no te pierdas nuestro Curso Online de Educación Viva, de 50 horas lectivas.

Un curso práctico destinado a todas aquellas personas que acompañan a la infancia y  sus procesos (desde los 2 a los 12 años), con la  intención de provocar un cambio de mirada que, en la medida de lo posible, permita a cada una de las personas participantes llevar este tipo de educación a su día a día, teniendo en cuenta las diferentes  realidades y poder así amoldarlo a ellas pues, al tratarse de una filosofía, es abierta y susceptible de reflexión y cambio.

“Incluso los más sabios pueden aprender incalculablemente de los niños” – Rudolf Steiner

Artículo escrito por Tamara Lago, investigadora pedagógica de Va de Cuentos

Bibliografía

  • El Desarrollo del Niño y la Educación Preescolar Waldorf – Escuela Waldorf Lugo
  • El primer septenio. Steiner, 2005
  • Oir, hablar, pensar. Steiner, 2001
  • La educación del niño desde el punto de vista de la antroposofía. Steiner, 1991
Más
artículos